ELECCIONES PARLAMENTO VASCO 2016

Josu Erkoreka

Hola, soy Josu Erkoreka. En este momento escribo como cabeza de la lista electoral de Bizkaia, pero además soy consejero y portavoz del Gobierno del Lehendakari Iñigo Urkullu. Marido y padre. Hijo y hermano. Mendizale y lector empedernido. Tengo salitre y cuando miro al norte, desde mi pueblo natal, siento a Inglaterra. ¿Quieres que te cuente cómo he llegado hasta aquí?

Tengo que rebobinar hasta 1960. Nací en Bermeo, y allí crecí. En casa de mis padres, Pilar y Juan. Siempre les he conocido trabajando. A los dos: mi padre era taxista, en una familia repleta de chóferes y mecánicos; y mi madre tenía una tienda en la calle Juan de Nardiz, un pequeño y angosto establecimiento de ultramarinos, que desembocaba en una gran trastienda. Mis hermanos y yo le ayudábamos siempre que tocaba. Los sábados, me ocupaba de llevar los pedidos a las clientas que habitaban en los pisos altos de las casas del casco viejo que todavía hoy no tienen ascensor. Quizá de ahí proceda mi afición a subir al monte. Siempre que tengo una mañana libre, me encontrarás haciendo cima por las cumbres de Bizkaia. Mi debilidad son los montes bocineros. Eso sí, todos los años, el 24 de junio, subo también, pero los escalones que conducen a San Juan de Gaztelugatxe. ¿Conocéis sitio más bonito?

Si sigues por esa misma carretera, además de darte un magnífico paseo por la costa, llegas a Bakio. No sabría decirte cuántas veces y en cuántos medios de transporte diferentes he recorrido los doce kilómetros que separan Bermeo de Bakio. Con los amigos, en familia, a la playa, a las fiestas, de paseo, andando, en bici, en coche… sobre todo los veranos. Y tanto fue el cántaro a la fuente que… Se llama Igone y nos casamos en 1988. Y por si te lo preguntas… sí, ganó ella: la casa la tenemos en Bakio.

LEER MÁS

Hola, soy Josu Erkoreka. En este momento escribo como cabeza de la lista electoral de Bizkaia, pero además soy consejero y portavoz del Gobierno del Lehendakari Iñigo Urkullu. Marido y padre. Hijo y hermano. Mendizale y lector empedernido. Tengo salitre y cuando miro al norte, desde mi pueblo natal, siento a Inglaterra. ¿Quieres que te cuente cómo he llegado hasta aquí?

Tengo que rebobinar hasta 1960. Nací en Bermeo, y allí crecí. En casa de mis padres, Pilar y Juan. Siempre les he conocido trabajando. A los dos: mi padre era taxista, en una familia repleta de chóferes y mecánicos; y mi madre tenía una tienda en la calle Juan de Nardiz, un pequeño y angosto establecimiento de ultramarinos, que desembocaba en una gran trastienda. Mis hermanos y yo le ayudábamos siempre que tocaba. Los sábados, me ocupaba de llevar los pedidos a las clientas que habitaban en los pisos altos de las casas del casco viejo que todavía hoy no tienen ascensor. Quizá de ahí proceda mi afición a subir al monte. Siempre que tengo una mañana libre, me encontrarás haciendo cima por las cumbres de Bizkaia. Mi debilidad son los montes bocineros. Eso sí, todos los años, el 24 de junio, subo también, pero los escalones que conducen a San Juan de Gaztelugatxe. ¿Conocéis sitio más bonito?

Si sigues por esa misma carretera, además de darte un magnífico paseo por la costa, llegas a Bakio. No sabría decirte cuántas veces y en cuántos medios de transporte diferentes he recorrido los doce kilómetros que separan Bermeo de Bakio. Con los amigos, en familia, a la playa, a las fiestas, de paseo, andando, en bici, en coche… sobre todo los veranos. Y tanto fue el cántaro a la fuente que… Se llama Igone y nos casamos en 1988. Y por si te lo preguntas… sí, ganó ella: la casa la tenemos en Bakio.

No nos casamos hasta que los dos terminamos los estudios. Yo, Derecho en la Universidad de Deusto. Entonces, Bermeo estaba lejos de Bilbao para ir y venir todos los días, así que viví durante esos años en un piso compartido situado entre las calles Somera y Ronda del Casco Viejo de Bilbao. En el corazón de las siete calles. Entre mis compañeros de piso ha habido gente muy vinculada a la política. Bueno… de piso, de clase e incluso de viajes, porque todos los viernes, cuando acababa la semana, regresábamos a Bermeo a dedo. Hasta ahí puedo leer. Si me ves en la calle, pregúntamelo y te lo cuento.

Tras la licenciatura en Deusto, accedí a los servicios jurídicos del Gobierno Vasco. Luego llegó el doctorado, este por la Universidad del País Vasco. Fue en 1990. Jokin nació al año siguiente, en 1991. Alex un poco después, en 1994. Ahora son los dos más altos que yo y no me queda más remedio que esconder el chocolate en el armario de mi habitación. Chocolate negro, ¡por supuesto!

En 1995 me nombraron Director del IVAP, cargo que ocupé hasta el año 2000, cuando fui elegido diputado por Bizkaia para el Congreso. Ahora que lo escribo siento vértigo. Estuve ni más ni menos que 12 años y nueve meses viajando a Madrid cada semana para llevar la voz de Euskadi a la Cortes Generales.

El 17 de diciembre de 2012 Iñigo Urkullu me nombró consejero de Administración Pública y Justicia y portavoz de su Gobierno. No es un Gobierno cualquiera, es el más reducido en tamaño y gasto en la historia del Gobierno Vasco. Es un Gobierno pensado y preparado para sacar a Euskadi de la crisis y preparar la recuperación económica y la creación de empleo. Hemos avanzado mucho, pero aún nos quedan cosas por hacer, y por eso Iñigo Urkullu tiene que repetir como Lehendakari de Euskadi.